Las habilidades para la vida deben estar integradas en el currículo escolar para que cuando el alumno complete su ciclo educativo tenga tanto conocimientos académicos como conocimientos vitales. Será una persona preparada para desarrollarse en el ámbito laboral y social, será un persona preparada para crecer continuamente.

¿Qué entendemos por habilidades de la vida?

Son habilidades que desarrollamos a través de las experiencias, buenas y malas. La gran mayoría se desarrollan a medida que nosotros crecemos, que evolucionamos, pero algunas pueden y deben enseñarse en el ámbito escolar. Por ejemplo, en el ámbito escolar se puede enseñar:

  • Administrar finanzas: abrir una cuenta bancaria, descubrir y entender qué gastos son esenciales para vivir, etc.
  • Salud mental: estrategias para ser mentalmente más fuertes.
  • Habilidades para comunicar y así mejorar las relaciones sociales.
  • Habilidades de presentación. Esenciales en la vida personal y laboral. El ponerse delante de un grupo de personas a hablar o hacer una presentación es, para muchas personas, incómodo. Hemos de enseñar habilidades de presentación des de una edad temprana.
  • Habilidades de entrevista: aprender a desenvolverse satisfactoriamente durante una entrevista.
  • Habilidades sociales: etiqueta profesional, es decir, cómo escribir correos electrónicos y cartas, cómo dar un apretón de manos, cómo vestirse, etc
  • Habilidades para cocinar: enseñar la importancia de la nutrición y de una comida equilibrada
  • Gestionar el tiempo: enseñar a gestionar el tiempo y explicar y entender por qué es tan importante.
  • Habilidades de supervivencia: enseñar primeros auxilios – enlace con Cruz Roja)
  • Habilidades de aplicación laboral: saber elaborar un curriculum vitae, aplicaciones “online”, imagen “online”
  • Lidiando con el fracaso/ Comprendiendo el éxito